Tu comportamiento y la glucosa, fantásticos descubrimientos

SangreEl origen de nuestras decisiones esta determinado por diferentes factores, cada uno de ellos tendrán una influencia determinada que afecta positiva o negativamente nuestras conductas, por ejemplo nuestros pensamientos, el ambiente y contexto en el que nos desarrollamos, y por supuesto nuestra alimentación y como el cuerpo la asimila.

Pues bien, en los últimos años se han realizado estudios interesantes al respecto y han detectado que una pequeña variación en el nivel de glucosa puede ser decisivo. Lo que determina nuestra actitud, estado de animo y fuerza de voluntad, entre otras cosas.

1. Mayor agresividad con niveles bajos de glucosa en sangre

En investigaciones realizadas en las universidades de Ámsterdam y Ohio descubrieron que los niveles de glucosa en sangre están íntimamente relacionados con las explosiones de ira, puntualmente en la relación de pareja. Para ello analizaron durante 3 semanas a 107 parejas casadas, a quienes medían dos veces al día sus niveles de glucosa en sangre.

A cada participante contó con 51 alfileres y un muñeco de vudú similar a su pareja. Al termino de cada jornada, la persona tenía que insertar tantos alfileres como fuese su nivel de enojo. Así se pudo medir que mientras más bajo era el nivel de glucosa, más alfileres clavaban, un claro indicador de ira. ¿Por qué? La clave se halla en el autocontrol.

2. Poca glucosa en sangre hace perder el control

El autocontrol, o la fuerza de voluntad, como se le conoce popularmente, depende de diferentes factores, uno de ellos es el nivel de glucosa en sangre. Los estudios realizados en la Universidad de Florida han demostrado que cuando tenemos que poner en práctica el autocontrol consumimos grandes cantidades de glucosa por lo que si no la reponemos, nos resultará más difícil resistir la impulsividad, regular nuestras emociones y concentrarnos.

En realidad, no se trata de un resultado sorprendente si tenemos en cuenta que nuestro cerebro utiliza la glucosa como su combustible principal. Por tanto, los procesos mentales más complejos, como el pensamiento y el autocontrol, consumirían grandes cantidades de glucosa. Esa también es la razón por la cual podemos evitar los alimentos dañinos en el desayuno pero a medida que avanza el día, vamos cediendo a la tentación.

3. Mientras menos glucosa haya en sangre, peores serán nuestras decisiones

Los investigadores de la Harvard Business School se preguntaron cómo inciden los niveles de glucosa en nuestras decisiones. Después de reclutar a 56 personas, les pidieron que no comiesen ni bebiesen nada durante tres horas seguidas. Cuando llegaron al laboratorio, a la mitad de ellos se les ofreció un refresco con azúcar y a la otra mitad una bebida sin azúcar.

A continuación, cada participante debía tomar una serie de decisiones sobre puestos de trabajo. Así los investigadores notaron que quienes tenían bajos niveles de glucosa en sangre tomaban peores decisiones, sobre todo porque pasaban por alto algunos detalles fundamentales o porque se concentraban más en los beneficios a corto plazo.

 

Recuerda las frutas te pueden dar los aportes de glucosa necesarios sin comprometer tu peso.

Mantener una alimentación balanceada impacta positivamente en tus pensamientos, decisiones y el buen funcionamiento de todo tu cuerpo y lo que procesas. Mente sana, en cuerpo Sano. Consulta a tu médico.

 

 

Fuentes:

Bushman, B. J. et. Al (2014) Low glucose relates to greater aggression in married couples. Proceedings of the National Academy of Sciences; DOI:10.1073/pnas.1400619111.

Bos, M. et. Al. (2012) Food for Thought? Trust Your Unconscious When Energy Is Low. Journal of Neuroscience, Psychology and Economic; 5(2): 124-130.

Gailliot, M. T. et. Al. (2007) Self-control relies on glucose as a limited energy source: willpower is more than a metaphor. Journal of Personality and Social Psychology; 92(2): 325-336.